Hormigón desactivado

 

El pavimento de hormigón desactivado es un hormigón especial fabricado en central, que a través de una cuidada selección de áridos y reforzado con microfibras de polipropileno, se consigue una vez desactivada su capa superficial, un pavimento ornamental con aspecto de árido visto. Además de la diversidad de acabados y colores, es de destacar la rapidez y comodidad de su puesta en obra, a la vez que económico y versátil.


Este es un pavimento de hormigón con acabado rugoso, que ofrece una amplia variedad de acabados por la utilización de distintas granulometrías de áridos, siendo muy atractivo y resistente.


Se aplican en zonas de cascos urbanos antiguos, espacios arquitectónicos protegidos, espacios culturales y de marcado estilo tradicional, en zonas peatonales y de recreo, aceras, jardines, urbanizaciones, etc.